lunes, 20 de diciembre de 2010

El regalo de la sombra... ¡Sorteo de libros!


¿Por qué la gente buena hace cosas malas?

Esta parece ser la pregunta que sobrevuela en el libro "Luz en la sombra" de la Editorial Urano. En este blog ya hemos hablado alguna vez de la sombra a través del trabajo de Debbie Ford.

En esta ocasión la sombra viene acompañada de un "regalo". Gracias a la generosidad de la Editorial Urano, esta entrada del blog tiene premio.

He leído este libro con gran placer devorando sus páginas. "Luz en la sombra" es el resultado de la unión de tres "grandes" de la espiritualidad: Deepak Chopra, Debbie Ford y Marianne Williamson.

En la primera parte Deepak Chopra nos presenta una extensa visión de nuestra naturaleza dualista, del bien y el mal y del origen de la "sombra colectiva", y nos da la receta para regresar a la compleción, a la totalidad.

En la segunda parte, Debbie Ford nos habla de la sombra individual. Es la parte que más he disfrutado de este libro ya que admiro profundamente la forma que tiene de escribir y transmitir conceptos aparentemente complicados de manera sencilla y amorosa. Nos explica su origen, su papel en nuestra vida y como podemos recuperar el poder y el brillo de nuestra auténtica naturaleza.

El proceso pasa por identificar en primer lugar cual es la cualidad de la sombra que no estamos aceptando y la forma de identificarla es a través de la proyección, lo que no nos gusta de los demás, aquello que criticamos en el otro, aquello que juzgamos y nos provoca una emoción. Una pregunta que ayuda es ¿Qué persona haría eso que juzgamos, criticamos, odiamos, etc? La respuesta a esta sencilla pregunta nos ayuda a iluminar la sombra, aquella parte de nosotros que rechazamos y proyectamos en los demás. Otra forma de identificar la sombra es a través de esos hábitos que nos cuesta erradicar en nosotros, lo que queremos conseguir y no acabamos de lograr. En este caso la pregunta anterior es igualmente válida.

Una vez identificada la cualidad el siguiente paso es observar en nuestra propia vida donde nosotros nos estamos comportando como esa persona. Esta es la parte que más suele costar ya que implica grandes dosis de sinceridad y en ocasiones dolor al ver reflejado en nosotros esas conductas que tanto nos disgustan. Pero es un paso esencial ya que todo lo que vemos fuera es un reflejo de nuestro interior y no podemos cambiar el exterior a menos que llevemos a cabo un cambio interno. Identificar en que momento de nuestra vida se formó esa cualidad es un proceso valiente ya que normalmente esos momentos van unidos a heridas emocionales que encerramos en el fondo de nuestra subconsciente y que desde ahí han dictado nuestras conductas y hábitos.

El último paso es trascender la sombra, aceptarla y quererla. Toda cualidad rechazada lo es porque sólo estamos viendo una parte de la ecuación. La estamos viendo como algo "negativo" pero también tiene un "regalo" para nosotros. Regalo que no podremos disfrutar mientras la mantengamos fuera de nuestra conciencia. Para algunas personas ser "egoísta" es negativo y mantienen esta cualidad en el saco de su sombra. Pero el "egoísmo" también tiene una parte positiva al poner tus necesidades por delante de las de los demás, tomarte tiempo para ti misma, satisfacer tus propias necesidades y llenarte para luego poder compartir con los demás. Si esta cualidad la tenemos en la sombra nos costará por ejemplo decir que no a los requerimientos de los demás, tomarnos tiempo para nosotros mismos, saber que es lo que en el fondo necesitamos y queremos, etc.

Trabajar con la "sombra" es un viaje apasionante lleno de regalos por descubrir.

En la tercera parte, Marianne Williamson, nos reta a sacar nuestro máximo potencial, a brillar, ya que el amor y la expresión de nuestra naturaleza divina es la única forma de trascender la oscuridad. Dejar salir nuestro "Yo Grande" ya que el "yo pequeño" herido es el responsable de la parte oscura de nuestra existencia.

Y ahora os toca a vosotros disfrutar del "regalo" de la sombra gracias a la iniciativa de la Editorial Urano. Escribe un comentario en esta entrada (no te olvides de añadir tu nombre para que nos podamos poner en contacto contigo, los comentarios sin identificación no entrarán en el sorteo) y entrarás en el sorteo de ¡un lote de 4 fantásticos libros!:

- Luz en la sombra, Deepak Chopra, Debbie Ford, Marianne Williamson
- El efecto gratitud, John Demartini
- Feliz porque sí, Marci Shimoff
- Pase lo que pase no es el fin del mundo, Joan Borysenko

El próximo día 3 de enero de 2011 se sorteará entre todas las personas que hayan escrito un comentario en esta entrada un lote con los 4 libros antes descritos. ¡Tienes hasta el día 2 de enero para comentar esta entrada y puedes ser el afortunado!

Y si estás interesado en la temática de este blog y quieres estar al tanto de nuevas propuestas o contenidos, sólo tienes que suscribirte en el apartado "Para recibir artículos blog" que está en la parte derecha.

Creo que no hay mejor forma de agradeceros a todos vosotros vuestra fidelidad a este blog y vuestros comentarios y reflexiones que lo enriquecen. Sin vosotros este espacio no tendría sentido.

Gracias a todos y que en el 2011 tengamos la oportunidad de seguir compartiendo. ¡Feliz Navidad!

¡Suerte!

¡EL SORTEO YA ESTÁ CERRADO! En la próxima entrada, el ganador!

Etiquetas: , ,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Conquista tu sueño... la historia de un gusanito

Un pequeño gusanito caminaba un día en dirección al sol. Muy cerca del camino se encontraba un grillo.

-¿Hacia dónde te diriges?, le preguntó. Sin dejar de caminar la oruga contestó:

-"Tuve un sueño anoche: soñé que desde la punta de la gran montaña yo miraba todo el valle. Me gustó lo que vi en mi sueño y he decidido realizarlo"

Sorprendido el grillo dijo mientras su amigo se alejaba:

-"¡Debes estar loco! ¿Cómo podrás llegar hasta aquel lugar? ¡Tú, una simple oruga! una piedra será una montaña, un pequeño charco un mar, y cualquier tronco una barrera infranqueable".

Pero el gusanito ya estaba lejos y no le escuchó. Sus diminutos pies no dejaron de moverse. De pronto se oyó la voz de un escarabajo:

-"¿Hacia dónde te diriges con tanto empeño?".

Sudando ya el gusanito, le dijo jadeante:

-"Tuve un sueño y deseo realizarlo: subiré a esa montaña y desde ahí contemplaré todo nuestro mundo".

El escarabajo no pudo soportar la risa, soltó la carcajada y luego dijo:

-"Ni yo, con patas tan grandes, intentaría una empresa tan ambiciosa".

El se quedó en el suelo tumbado de la risa mientras la oruga continuó su camino, habiendo avanzado ya unos cuantos centímetros. Del mismo modo, la araña, el topo, la rana y la flor aconsejaron a nuestro amigo a desistir.

-"¡No lo lograrás jamás!", le decían, pero en su interior había un impulso que lo obligaba a seguir.

Ya agotado, sin fuerzas y a punto de morir, decidió parar a descansar y construir con su último esfuerzo un lugar donde pernoctar. "Estaré mejor", fue lo último que dijo y murió.

Por días todos los animales del valle fueron a mirar sus restos. Ahí estaba el animal más loco del pueblo. Había construido como su tumba un monumento a la insensatez. Ahí estaba un duro refugio, digno de uno que murió por querer realizar un sueño irrealizable.

Una mañana en la que el sol brillaba de una manera especial, todos los animales se congregaron en torno a aquello que se había convertido en una advertencia para los atrevidos. De pronto quedaron atónitos. Aquella concha dura comenzó a quebrarse y, con asombro vieron unos ojos y una antena que no podía ser la de la oruga que creían muerta. Poco a poco, como para darles tiempo de reponerse del impacto, fueron saliendo las hermosas alas arcoiris de aquel impresionante ser que tenían frente a ellos: una MARIPOSA.


No hubo nada que decir, todos sabían lo que haría: se iría volando hasta la gran montaña y realizaría un sueño: el sueño por el que había vivido, por el que había muerto y por el que había vuelto a vivir.
Todos se habían equivocado.

Estamos en este mundo para realizar un sueño, nuestro sueño. Vivamos por él, intentemos alcanzarlo, porgamos la vida en ello y, si nos damos cuenta que no podemos, quizás necesitemos hacer un alto en el camino y experimentar un cambio radical en nuestras vidas. Y entonces, con otro aspecto, con otras posibilidades, lo lograremos.
Es buscando lo imposible como los hombres han encontrado y alcanzado lo posible, y aquellos que se limitaron a lo que visiblemente era posible, nunca dieron un paso.

Texto enviado por mail. Gracias

Etiquetas: ,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 12 de diciembre de 2010

El Síndrome del Impostor


Este fin de semana he tenido la oportunidad de leer dos entrevistas a Dani Martín, ex líder de "El Canto del Loco", y ahora en solitario con su nuevo disco "Pequeño".

Dice Dani Martín:

"Uff...Me siento pequeño en muchas cosas. Soy una persona que muestra seguridad en el escenario, pero soy muy vulnerable. El disco habla de eso, de que cuando eres pequeño la gente te da un rol y vives con esa mochila toda tu puta vida, y no te has permitido hacer cosas para las que otros no te consideraban capaz. Pero un día el pequeño levanta la cara y dice, soy así: si os gusto bien y si no también"

"Perdemos mucho tiempo queriendo ser algo que no somos y no le damos tiempo a ser lo que realmente somos"


"El lugar negro es ser el que no eres, el disfrazarte para buscar la aprobación de los demás. Pretender ser o parecerte a la mayoría para sentirte a gusto"


Leyendo esta entrevista se me ha venido a la cabeza algo que leí hace un tiempo sobre el "Sindrome del Impostor". Este concepto explica cómo en cada uno de nosotros confluyen 3 partes que contruimos al igual que capas de cebolla.

La primera capa sería "quien soy en realidad" y está conformada por mis valores, mis intereses, aquello que me distingue y me identifica. Esta parte no cambia con el tiempo y es el núcleo de nuestra "esencia", nuestro verdadero yo.

Pero a medida que vamos creciendo, y como resultado de la interacción con personas "mayores " o más sabias como nuestros padres, maestros, hermanos mayores o la sociedad, vamos generando otra capa por encima de esta de miedo, dudas y ansiedad. Observamos si lo que hacemos gusta o no y empezamos a adoptar comportamientos y hábitos que se corresponden más con esta capa de "quien temo ser" que con nuestro verdadero SER.

Nuestros padres, aunque de manera bienintencionada, se encargan de señalarnos nuestros fracasos o de mostrarnos aquello que no podemos hacer (siempre según su modelo del mundo) y nosotros adoptamos esas mismas creencias y valores para sentirnos aceptados. Nos hablan de una manera que hace que sintamos que hay "algo malo" en nosotros más que en nuestra conducta, con lo que terminamos identificados con quien "temo ser" olvidando quienes somos en realidad. Esa es la mochila de la que habla Dani Martin en su entrevista.

Esa duda y ese miedo así como la búsqueda de aprobación y cariño nos conducen lejos de las conductas que se corresponden con nuestros valores y creencias. Comenzamos a vivir como si esa capa intermedia del miedo y la duda fuera la real y nuestro sentido de valía personal se deteriora.

Pero nadie es tan tonto como para ir mostrando sus miedos y limitaciones en público así que construimos sobre ellos una tercera capa: "quien pretendo ser". Esta tercera capa es la que solemos utilizar en nuestra interacción con los demás. Nos volvemos fuertes para esconder nuestra vulnerabilidad por miedo a que alguien pueda hacernos daño. Escondemos nuestros miedos detrás del sarcasmo, de la autosuficiencia, para que los demás no vean aquello que nosotros no queremos que vean en nosotros, nuestra capa intermedia. Actuamos para la galería porque en el fondo lo que queremos es ser aceptados y causar buena impresión y no nos permitimos hablar de lo que queremos, lo que nos gusta, que está más cerca de nuestros valores por miedo a que eso pueda excluirnos.

Perdemos el contacto con nuestro centro y empezamos a creer que nuestro yo verdadero está en el anillo del medio, la imagen fruto del miedo y la inseguridad. Pero esta imagen no es real, es adquirida, y es nuestra responsabilidad volver nuestra conciencia de vuelta al centro, volver a conectar con quien realmente somos. Y eso empieza por cuestionarnos todas esas creencias limitativas que tenemos sobre nosotros mismos, cambiarnos de gafas para ver la realidad de lo que se esconde detrás de esos miedos o dudas.

Muchas de las personas que se acercan al coaching lo hacen movidas por el deseo de saber que es lo que quieren en la vida, ya sea a nivel personal o profesional. Esas personas se encuentran por ejemplo en profesiones que no les satisfacen pero a las que les cuesta renunciar porque no saben que otra cosa podrían hacer. Tanto hacer caso a lo que los demás esperan de ellos o a la imagen que se construyeron de ellos mismos durante la adolescencia les ha llevado a olvidarse de lo que en el fondo les gusta, lo que les motiva, lo que hace que su "corazón" vibre.

Pero esa capa central, el núcleo de nuestra esencia, sigue intacta esperando a que seamos lo suficientemente valientes como para volver la vista hacia ella.

Pensé “en la fuerza estará lo mejor”
me disfrace de uno que no era yo
buscando esa firmeza
llegué a un lugar negro
pensé que eso era el valor..el valor…

y es mirarme ahora a la cara
y ser quien soy!


© Iciar Piera Iglesias

Etiquetas: , , , ,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Descubre tu Elemento


¿Te gusta tu trabajo? ¿Disfrutas de una actividad donde sientes que tu creatividad fluye? ¿Te levantas cada día deseando empezar una nueva jornada laboral? Si tu respuesta es NO, todavía no has encontrado tu "ELEMENTO".


"Cuando nos apasiona lo que hacemos y además tenemos la preparación adecuada para hacerlo bien, estamos en nuestro "Elemento", un estado maravilloso en el que trabajamos sin cansancio y con gran creatividad"
Ken Robinson


Acabo de leer el libro de Ken Robinson sobre "El Elemento" que el define como "la zona" donde confluyen tus pasiones (aquello que disfrutas haciendo) y tus talentos (aquello que es natural en ti y que haces bien). Es un libro tremendamente inspirador, al igual que escuchar a su autor, y que te recomiendo si sientes que tiene que haber algo más que lo que estás haciendo y quieres descubrirlo para como diría Wayne Dyer, "no morir con tu música dentro".

Si te encuentras en el grupo de los que todavía no lo han encontrado, no eres el único. Como dice Ken Robinson:

" Irónicamente, la educación es una de las principales razones por las que esto ocurre. El resultado es que hay demasiada gente que nunca conecta con sus verdaderos talentos naturales y, por tanto, no es consciente de lo que en realidad es capaz de hacer.

En este sentido, no saben quienes son en el fondo."
A través del ejemplo de numerosas personas, llegamos a lo que Robinson define como el Elemento: "allí donde confluyen las cosas que te encanta hacer y las que se te dan bien." Así que el primer paso para descubrir nuestro propio Elemento pasa por identificar cuáles son nuestras habilidades y pasiones personales.

¿Qué nos ha impedido conocerlas hasta ahora?

Robinson habla de 3 limitaciones sobre las que hemos edificado nuestra vida.

- la primera limitación está en la comprensión del alcance de nuestras posibilidades. Dice: "todos nacemos con una capacidad extraordinaria para la imaginación, la inteligencia, las emociones, la intuición, la espiritualidad y con conciencia física y sensorial. En la mayoría de los casos sólo utilizamos una mínima parte de estas facultades, y algunas personas no las aprovechan en absoluto."

- la segunda limitación está en nuestra comprensión de cómo todas estas capacidades se relacionan entre si de forma integral. Es decir, nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestras emociones no son compartimentos estancos. La educación está basada en el cuello para arriba, somos como dice una cabeza desconectada de nuestro cuerpo y nuestras emociones.

- la tercera limitación está en nuestra escasa comprensión del potencial que tenemos para crecer y cambiar. No es cierto que la vida sea un proceso lineal y que a medida que crecemos vamos perdiendo nuestras capacidades y oportunidades. Todos podemos reinventarnos en cualquier momento.

Te dejo con algunas partes del libro:

Pensar de forma diferente

"Uno de los principios clave del Elemento es que tenemos que cuestionar aquello que damos por sentado acerca de nuestras habilidades y de las habilidades de otra gente." "Uno de los enemigos de la creatividad y la innovación, en particular en relación con nuestro propio crecimiento, es el sentido común."

Existen tantos tipos de inteligencia como personas. No tiene sentido que limitemos a las personas según test de inteligencia que sólo miden parte de nuestras capacidades y se olvidan de otras tan o más importantes.

Más allá de la imaginación

"Inteligencia y creatividad van de la mano. Estoy convencido de que no se puede ser creativo y no actuar inteligentemente. Del mismo modo, la forma más elevada de inteligencia consiste en pensar de manera creativa" "La creatividad es el proceso de tener ideas originales que tengan valor" "Normalmente las personas que utilizan la creatividad en el trabajo tienen algo en común: aman el medio en el que trabajan" "Las personas que fundamentalmente aman lo que hacen no piensan en ello como si fuera un trabajo en el sentido habitual de la palabra. Lo hacen porque quieren y porque al hacerlo están en su Elemento" "Una de las razones principales por las que tantas personas creen que no son creativas es porque no han encontrado su medio" "Ser creativo es hacer nuevas conexiones, de forma que podamos ver las cosas desde nuevos puntos de vista y desde diferentes perspectivas"

En la zona

"Hacer lo que amamos puede implicar todo tipo de actividades imprescindibles para el Elemento pero que no son su esencia: cosas como estudiar, organizar, planificar, entrenar, etc. E incluso cuando estamos haciendo aquello que amamos, pueden darse frustraciones, decepciones y momentos en los que sencillamente no funciona o no cuaja" "Hacer aquello que amamos no garantiza estar en la zona todo el tiempo. Algunas personas desarrollan rituales personales para alcanzar la zona" "Una de las señales más significativas de que estamos en la zona es la sensación de libertad y autenticidad" "Cuando estamos en nuestro Elemento, sentimos que estamos haciendo lo que se supone que tenemos que estar haciendo y siendo lo que se supone que tenemos que ser" "El tiempo tiende a pasar más rápido, con mayor fluidez" "Otra característica es el desplazamiento hacia cierto tipo de "metaestado" donde las ideas aparecen más rápidamente, como si estuvieses conectado a una fuente que hace que sea significativamente más fácil lograr tu cometido" "Estar en el Elemento y, en especial en la zona, no quita energía: la da" "Estar en la zona te conecta con tu Yo más natural"

Encontrar tu tribu

"Hallar la tribu correcta puede ser imprescindible para encontrar nuestro Elemento. Por otra parte, sentir en lo más profundo del alma que uno está con la tribu equivocada es probablemente un buen signo de que hay que buscar en alguna otra parte" "Conectar con personas que comparten las mismas pasiones que tú te demuestra que no estás sólo, que hay otros como tú y que, aunque tal vez haya muchos que no entiendan tu pasión, hay otros que si"

¿Qué pensarán los demás?

"Encontrar tu elemento puede ser un desafío en muchos planos. A veces el desafío está en el interior de uno mismo, en la falta de confianza o el miedo al fracaso. A veces la verdadera barrera la forman las personas cercanas a ti y la imagen y las expectativas que tienen de ti. Otras veces los obstáculos no son las personas que conoces sino la cultura general que te rodea" "Es probable que te encuentres envuelto en una red de obligaciones sociales y expectativas que, de forma tácita, pongan límites a tus ambiciones. Muchas personas no encuentran en Elemento porque no tienen la confianza o el estímulo necesarios para salir fuera de su círculo de relaciones"

¿Te sientes afortunado?

"Ser bueno en algo y que te apasione es imprescindible para encontrar el Elemento. Pero no es suficiente. Llegar hasta allí depende fundamentalmente de la opinión que tengamos de nosotros mismos y de nuestra vida. El Elemento también es una cuestión de actitud" "La gente afortunada provoca su suerte con su actitud" "Wiseman ha identificado cuatro principios que caracterizan a las personas afortunadas. Estas tienden a maximizar las oportunidades. Segundo, suelen ser muy efectivas a la hora de prestar atención a su intuición y de realizar trabajos concebidos para estimular sus habilidades intuitivas (como la meditación). El tercer principio es que las personas con suerte esperan serlo, crean una serie de profecías de autorrealización porque se internan en el mundo previendo un resultado positivo. Por último, la actitud de las personas afortunadas les permite convertir la mala suerte en buena. No consienten que la mala suerte las doblegue, y se mueven con rapidez para tomar el control de la situación cuando la cosa no les va bien" "Quizás la actitud más importante para sembrar la buena suerte es tener un fuerte sentido de perseverancia"

Que alguien me ayude

"A menudo, encontrar nuestro Elemento requiere de la ayuda y orientación de otras personas. A veces esta viene de alguien que ve algo en nosotros que nosotros no vemos" "A veces procede de una persona que hace salir lo mejor de nosotros" "Los mentores y coaches suelen desempeñar alguno de los cuatro papeles siguientes, si no todos. El primero es el reconocimiento. Los mentores reconocen la chispa de interés o la fascinación, y pueden ayudar a un individuo a ejercitar los componentes específicos de la disciplina que concuerde con la capacidad y la pasión de esa persona. El segundo papel de un mentor es estimular. Los mentores nos llevan a creer que podemos conseguir algo que, antes de conocerlos, a nosotros nos parecía improbable o imposible. No nos permiten sucumbir a la falta de confianza en nosotros mismos durante demasiado tiempo, ni a la idea de que nuestros sueños son inalcanzable. Están cerca para recordarnos las habilidades que poseemos y lo que podemos llegar a conseguir si continuamos trabajando duro. El tercer papel es el de facilitar. Nos aportan consejos y técnicas que nos allanan el camino. El cuarto papel es el de exigir. Los mentores eficaces nos empujan más allá de lo que nosotros consideramos que son nuestros límites"

¿Demasiado tarde?

"Existen muchísimas pruebas de que las oportunidades de descubrir nuestro Elemento se dan con mucha más frecuencia en nuestra vida de lo que creemos" "Pueden pasar cosas extraordinarias que mejoren nuestra vida cuando dedicamos tiempo a salir de nuestra rutina, a reconsiderar nuestra trayectoria y a recuperar las pasiones que dejamos atrás ( o que nunca llegamos a perseguir) por una cosa o por otra. En cualquier período de nuestra vida podemos tomar nuevas direcciones. Tenemos la capacidad de descubrir nuestro Elemento practicamente a cualquier edad "

"Existe la fuente de la juventud: se trata de tu mente, de tus talentos, de la creatividad que lleves a tu vida y a las de aquellos a los que amas. Cuando aprendas a conectar con esa fuente, habrás vencido realmente a la edad" Sophia Loren

A cualquier precio

"Muchas personas actúan a nivel profesional en los campos de especialización que aman pero escogen no ganarse la vida de esa manera" "Estar en tu Elemento no quiere decir necesariamente dejar lo demás y dedicarte a ello a tiempo completo todos los días. Para algunas personas, en ciertas etapas de su vida, simplemente no es práctico dejar su trabajo o sus obligaciones para ir en pos de lo que les apasiona. Otras personas escogen no hacerlo por un montón de razones. Mucha gente se gana la vida haciendo una cosa, y luego saca tiempo y espacio para hacer lo que de verdad les gusta" "Hacer lo que te encanta y que se te da bien aunque sea durante un par de horas a la semana puede ayudarte a que todo lo demás sea más llevadero"

Te dejo con una conferencia de este autor sobre cómo las escuelas matan la creatividad. Espero que lo disfrutes:


Etiquetas: , , , ,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 7 de diciembre de 2010

Entrevista Ken Robinson



"La creatividad se aprende igual que se aprende a leer"

Entrevista a Ken Robinson en LA CONTRA del periódico La Vanguardia, 03/11/2010

Un día visitando un cole vi a una niña de seis años concentradísima dibujando. Le pregunté: "¿Qué dibujas?". Y me contestó: "La cara de Dios".

¡. ..!

"Nadie sabe cómo es", observé. "Mejor - dijo ella sin dejar de dibujar-,ahora lo sabrán".

Todo niño es un artista.

Porque todo niño cree ciegamente en su propio talento. La razón es que no tienen ningún miedo a equivocarse... Hasta que el sistema les va enseñando poco a poco que el error existe y que deben avergonzarse de él.

Los niños también se equivocan.

Si compara el dibujo de esa niña con la Capilla Sixtina, desde luego que sí, pero si la deja dibujar a Dios a su manera, esa niña seguirá intentándolo. El único error en un colegio es penalizar el riesgo creativo.

Los exámenes hacen exactamente eso.

No estoy en contra de los exámenes, pero sí de convertirlos en el centro del sistema educativo y a las notas en su única finalidad. La niña que dibujaba nos dio una lección: si no estás preparado para equivocarte, nunca acertarás, sólo copiarás. No serás original.

¿Se puede medir la inteligencia?

La pregunta no es cuánta inteligencia, sino qué clase de inteligencia tienes. La educación debería ayudarnos a todos a encontrar la nuestra y no limitarse a encauzarnos hacia el mismo tipo de talento.

¿Cuál es ese tipo de talento?

Nuestro sistema educativo fue concebido para satisfacer las necesidades de la industrialización: talento sólo para ser mano de obra disciplinada con preparación técnica jerarquizada en distintos grados y funcionarios para servir al Estado moderno.

La mano de obra aún es necesaria.

¡Pero la industrialización ya no existe! Estamos en otro modo de producción con otros requerimientos, otras jerarquías. Ya no necesitamos millones de obreros y técnicos con idénticas aptitudes, pero nuestro sistema los sigue formando. Así aumenta el paro.

Pero se nos repite: ¡innovación!

La piden los mismos que la penalizan en sus organizaciones, universidades y colegios. Hemos estigmatizado el riesgo y el error y, en cambio, incentivamos la pasividad, el conformismo y la repetición

No hay nada más pasivo que una clase.

¿Es usted profesor, verdad? Las clases son pasivas porque los incentivos para estar calladito y tomar apuntes que repetirá son mayores que los de arriesgarse a participar y tal vez meter la pata. Así que, tras 20 años de educación en cinco niveles que consisten en formarnos para unas fábricas y oficinas que ya no existen, nadie es innovador.

¿Cuáles son las consecuencias?

Que la mayoría de los ciudadanos malgastan su vida haciendo cosas que no les interesan realmente, pero que creen que deben hacer para ser productivos y aceptados. Sólo una pequeña minoría es feliz con su trabajo, y suelen ser quienes desafiaron la imposición de mediocridad del sistema.

Tipos con suerte...

Son quienes se negaron a asumir el gran error anticreativo: creer que sólo unos pocos superdotados tienen talento.

"Sé humilde: acepta que no te tocó".

¡Falso! ¡Todos somos superdotados en algo! Se trata de descubrir en qué. Esa debería ser la principal función de la educación. Hoy, en cambio, está enfocada a clonar estudiantes. Y debería hacer lo contrario: descubrir qué es único en cada uno de ellos.

¿La creatividad no viene en los genes?

Es puro método. Se aprende a ser creativo como se aprende a leer. Se puede aprender creatividad incluso después de que el sistema nos la haya hecho desaprender.

Por ejemplo...

Soy de Liverpool y conozco el instituto donde recibieron clases de música mi amigo sir Paul McCartney y George Harrison... ¡Dios mío! ¡Ese profesor de música tenía en su clase al 50 por ciento de los Beatles!

Y...

Nada. Absolutamente nada. McCartney me ha explicado que el tipo les ponía un disco de música clásica y se iba a fumar al pasillo.

A pesar del colegio, fueron genios.

A Elvis Presley no lo admitieron en el club de canto de su cole porque "desafinaba". A mí, en cambio, un poliomielítico, me admitieron en el consejo del Royal Ballet...

Ahí, sir, acertaron de pleno.

Allí conocí a alguien que había sido un fracaso escolar de ocho años. Incapaz de estar sentada oyendo una explicación.

¿Una niña hiperactiva?

Aún no se había inventado eso, pero ya se habían inventado los psicólogos, así que la llevaron a uno. Y era bueno: habló con ella a solas cinco minutos; le dejó la radio puesta y fue a buscar a la madre a la sala de espera; juntos espiaron lo que hacía la niña sola en el despacho y... ¡estaba bailando!

Pensando con los pies.

Es lo que le dijo el psicólogo a la madre y así empezó una carrera que llevó a esa niña, Gillian Lynne, al Royal Ballet; a fundar su compañía y a crear la coreografía de Cats o El fantasma de la ópera con Lloyd Webber.

Si hubiera hecho caso a sus notas, hoy sería una frustrada.

Sería cualquier cosa, pero mediocre. La educación debe enfocarse a que encontremos nuestro elemento: la zona donde convergen nuestras capacidades y deseos con la realidad. Cuando la alcanzas, la música del universo resuena en ti, una sensación a la que todos estamos llamados.

Buscando la 'zona'

Salgo tan inspirado de la entrevista a Ken Robinson que no me resigno a reducirla a esta Contra. Así que, si ustedes me lo piden, explicaremos de su mano en breve cómo encontrar nuestro elemento creativo. Porque a ser innovador se aprende igual que a sumar: a cualquier edad y en cualquier circunstancia, con la única condición de tener ganas. Robinson precisa cómo lograrlo en el informe que está transformando la educación británica. Y me anima a desaprender lo mal aprendido en el cole y a arriesgarme con ustedes a renovarnos hasta encontrar nuestra propia zona,nuestro mentor y tribu creativa, para alcanzar la misma e intensa conexión con la vida que gozaron Einstein o Mozart.


Etiquetas: , , ,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 6 de diciembre de 2010

Nuestro miedo más grande

Hay secuencias que pueden inspirarte en sólo 2 minutos. Esto es lo que pasa con esta escena de la película Coach Carter que te recomiendo. El texto está basado en unas palabras de Marianne Williamson de su libro "Volver al amor". Hace años compartí el texto en este mismo blog.

De vez en cuando es bueno recordar que esa FUERZA está dentro de cada uno de nosotros.



Etiquetas: , , ,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...