lunes, 12 de septiembre de 2011

No estás haciendo nada mal



"Jamás olvides que tu vida es más grande que tus miedos, que tus fuerzas son mayores que tus dudas y aunque tu mente esté confundida, tu corazón siempre sabrá la respuesta. Con el tiempo, lo que hoy es difícil, mañana será un desafío superado. Pelea por lo que realmente sientes ...Y ten la virtud de saber esperar, porque todo lo que tiene que ser, será".
Si me sigues a través de este blog o en mi página de facebook os habréis dado cuenta de mi silencio durante los últimos dos meses de verano.

Este silencio se debió a una profunda crisis personal y profesional que me hizo replantearme no sólo muchas de las cosas que estaba haciendo sino el cómo las estaba haciendo.

Llegué al mes de junio con una gran cansancio físico, mental y emocional. Parecía que mi cuerpo no me acompañaba, simplemente me apetecía "vegetar" y dormir. Dentro de mi se libraba una batalla entre lo que "creía" hasta ese momento y algo nuevo que parecía que echaba por tierra los cimientos que tanto me había costado construir. Muros levantados y alimentados durante años empezaron a resquebrajarse dejándome con una gran sensación de "incertidumbre", "tristeza", vacío y falta de propósito. No es algo que ocurriese de un día para otro, ya llevaba su tiempo gestándose...

Los que me seguís a través de este espacio ya sabéis que una de las cosas que más me gusta hacer es leer. En otro de mis blog donde comparto algunas de mis lecturas, suelo definirme como una "yonki" de la lectura. ¡Nada más cierto!

Una de las cosas que más me llamó la atención de este proceso es que no me apetecía nada leer, ni siquiera hacer algún curso. Todo lo que llevase el sello de "mejora personal" me echaba para atrás. Era como si mi cuerpo me dijese NO. Sentía que mi cuerpo me decía que tenía que parar ( de hecho me paró ya que mi falta de energía me impedía hacer muchas cosas) y vaciar mi mente de todo lo aprendido para de esta manera dejar espacio para algo diferente....

Y me dejé llevar por el proceso sin salvavidas y sin saber a donde me llevaría.

Dejé de escribir mis boletines, de escribir en el blog, de compartir en el facebook. No contestaba mis llamadas profesionales y tampoco devolvía los mails (a los que os haya tocado os pido disculpas). Me alejé de algunas personas porque así lo sentí, sin juicios, simplemente porque algo dentro de mi me lo pedía. Y me rendí.

Solemos equiparar el estar mal, sentirnos desanimados, tristes, faltos de respuestas con el estar haciendo algo mal. Nos echamos las culpas y nos comparamos con los demás para salir perdiendo en la comparación. Nos decimos cosas como, no avanzo, a mi nada me funciona, estoy estancado porque establecemos una equivalencia entre estar alegre y estar haciendo las cosas bien y estar mal y estar haciendo las cosas mal. Hacemos una equivalencia entre el Ser y el Hacer. A nuestro "ego" le encanta jugar a este juego de los juicios, bueno y malo, me gusta, no me gusta... Una de las primeras cosas que comprendí en este proceso es que todo juicio proviene del "ego" y siempre lleva al sufrimiento. ¡SIEMPRE!

De la misma manera que el gusano de seda necesita un proceso para poder convertirse en mariposa y no podemos acelerarlo porque lo mataríamos; o el barro necesita de altas temperaturas para convertirse en vasija, en ocasiones también nosotros necesitamos de estas pequeñas o grandes "muertes" para renacer a algo nuevo. Son nuestras pequeñas "resurreciones".

Lo que me gustaría transmitirte en esta entrada es que si estás pasando por un momento de crisis personal o profesional (y estos momentos de cambio que vivimos son propicios para ello), si tienes una sensación de vacío, de falta de propósito. Si en tu interior no encuentras las respuestas que buscas..., no te critiques por favor. ¡Cuídate! ¡Cuídate mucho! Los juicios no hacen más que añadir más dolor al dolor del momento que estás viviendo. No creas que estás haciendo algo mal, no le pongas etiquetas a la situación.

Se lo doloroso que puede ser el estar en el túnel sin ver nada alrededor, sin tierra firme bajo tus pies, sin nada a lo que aferrarte, sin respuestas, mirar alrededor y sentir que eres un bicho raro. ¡Te aseguro que no lo eres!

No hagas nada para evadirte o intentar huir de esa situación, no lo evites porque probablemente las muletas que has estado utilizando hasta ese momento ya no te valgan. Simplemente deja que el proceso SEA, permítete sentir las emociones que sientes, no te resistas y confía en que esta situación es lo que necesitas en este momento, el siguiente paso en tu evolución.

Recuerda que nuestro SER no sufre, nadie puede hacerle daño. Siempre ES y SERÁ. Nada puede perturbarlo. Solo nuestro cuerpo mental y emocional sufren.

Cuando te rindes al proceso, dejas SER, cedes el control a esa parte de ti que siempre ha estado esperando que le cedas el timón y permites que tu luz vuelva a brillar con una intensidad diferente.

© Iciar Piera Iglesias

*** El cuadro que aparece en esta entrada es "Miranda, La tempestad" de John William Waterhouse.






18 comentarios:

Cristina Martínez Toral dijo...

Gracias Iciar por compartir tu humanidad con todos nosotros. Agosto para mí también ha sido un mes de crisis personal y me planteaba porqué no encontraba en los blogs y los libros que sigo una experiencia similar. Anhelaba que la gente a la que admiro confesaran sus momentos de destierro y su experiencia de renacimiento para crecer con ellos...
Mi deseo se ha visto cumplido. Justamente aparece ahora el libro Aleph, de Paulo Coelho, y tú escribes esta entrada...
Mil gracias. Lo aprovecharé como impulso para escribir en mi blog sobre ello.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Muchas gracias Iciar por compartir. De ti he aprendido a hablarme con cariño y vigilar para no juzgarme. Aceptarme vulnerable y saber que todo cambio es por algo y para mejor. Te envío grandes abrazos con mucho cariño.
Eva, fotógrafa

Ramon Leonato dijo...

Muy bonito Iciar,

Justo eso es el comienzo... y que mejor que comenzar por el principio. Si ya lo decía Jesús. No juzgueis y no sereis juzgados.

Muy bonito en serio. La humanidad es lo más bonito.

Nebroa dijo...

Gracias...

Imma Torres dijo...

Gracias, Iciar,

Este verano ha sido duro para mi y también, desde hace un tiempo, me siento como navegar sin brújula, a la búsqueda de propósito... Es muy curioso, he hablado con diferentes personas, todas ellas comprometidas con su crecimiento espiritual y profesional, y todas están viviendo crisis parecidas... ¿Será casual? ¿Y será casual la aparición de Aleph de Paulo Coelho, como ya han comentado en esta entrada? No lo creo... Ah, por cierto, ya lo estoy leyendo. Me quedo con la historia del bambú..."que necesita 5 años para enraizar, y entonces asoma el tronco y crece rápidamente hasta los 25 metros"... Muy sugestivo. Un beso!

Isabel Villagar dijo...

Hola
Felicidades por tu proceso, por tu valentía, por tus ganas de compartir, por tu sinceridad, por tu honradez, por tu vulnerabilidad, por tu saber estar, por tu saber hacer.
Gracias por seguir ahí, por buscar, por encontrar, por crecer, por tu sensibiliad, por luchar, por aprender y por enseñar.
Un abrazo
Isabel

Anónimo dijo...

Me alegra verte de nuevo activa, Iciar. Te agradezco tu sinceridad.

Espero que estés fortalecida en esta nueva época.

joaquin dijo...

Me choco un poco no ver nada de ti en estos dias, pero lo achaque al periodo vacacional.
Me alegra saber que estas mejor. Que has superado esa etapa de crecimiento, y que con ella has crecido.
Gracias por compartir tu humanidad con nosotros.
Animo, que se que de ello no te falta, y adelante, ya que la vida son etapas y tu has superado una mas.. Felicidades por ello.
Joaquin.

Anónimo dijo...

Animo Iciar, estoy seguro que todo lo que tienes para dar encontrará el cauce exacto para manifestarse y servir a los demás, como llevas haciendo desde hace años.
Un abrazo
Julian( de A.Robbins Londres 2008)

Ana Cecilia Vera dijo...

Gracias Iciar por compartir tu SER con nosotros.
Me siento muy identificada con lo que te ha pasado, de hecho, creo que me ha pasado en el mismo tiempo que tú.
Y ahora estoy renaciendo :)
Un abrazo y qué cierto es todo lo que has expresado!
Ana

Anónimo dijo...

Gracias,
Me has ayudado a enfocarme en mis propósitos y a comprender mejor lo que me pasa.
Un abrazo desde Lima, Perú
Eduardo Cauracurig

Francisca dijo...

Hola Iciar. Menudo llanto que me ha producido tu experiencia personal, pero llanto "a raudales", quizás por la sincronicidad de lo que expones y que siento como si de mi se tratara. Espero que tu crisis personal ya haya pasado y tus experiencias personales te sirvan para ayudarnos a los demas.
Te escribo un correo.
Un abrazo con todo mi cariño.
Francisca.

ABY dijo...

El águila es sinónimo de poder,símbolo de majestad y de victoria. Sin embargo cada cierto tiempo, el águila vuela hacia un peñazco alto en el cual se refugia alli enfrenta lo que se llama "la epoca de la muda" pierde su plumaje, pierde las garras, y hasta su pico, cualquiera que la viera pensaria que una gallina es mas fuerte que ella. Sin embargo poco despues, sus plumas crecen y todo se renueva, y vuela vuela tan alto y con tanto vigor como antes pero NUEVA... Iciar, que este nuevo comienzo te ilumine hacia nuevos rumbos. Un cariño Aby

Anónimo dijo...

Hola Iciar!
Quiero decirte que he estado pasando por unas semanas espantosas, de cambio y transformacion en mi vida y exactamente pense que todo lo estaba haciendo mal, todas las personas que me conocen piensan que deberia estar haciendo algo mas y mi voz interior me dice otra cosa, leer tu experiencia me dio paz y me ayudo a recuperar la confianza que necesito para seguir adelante con mi vida.
Pienso que es un consuelo muy grande leer los comentarios de los demas y darme cuenta que no estoy sola, aunque las circunstancias sean diferentes en cada caso, la verdad es que somos muchos los que enfrentamos retos dificiles y necesitamos algo a que aferrarnos, algo en donde apoyarnos para recuperar el paso, gracias por ser ese apoyo para mi, te mando un abrazo.

Iciar Piera Iglesias dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios a esta entrada. Todas la crisis llevan escondidas una oportunidad que veremos en el momento adecuado. Mientras tanto solo nos queda confiar en el proceso y hacernos a un lado eliminando nuestros juicios y programaciones para que la parte sabia de cada uno de nosotros tome el control. Solo esa parte "sabe" lo que tenemos que hacer. Un abrazo a todos!
Iciar

Ana Lilia Dominguez Rodriguez dijo...

Aaa m gusto mucho tu redaccion me identifique contigo asi pase mi verano yo tmb sin ganas d nada gracias x inspirarnos

Roberto Barradas dijo...

Gracias, precisamente estoy pasando por esto y casualmente encontré tu Blog y en el vi la experiencia que transmites.

Saludos

Iciar Piera Iglesias dijo...

Gracias Roberto, me alegro que este artículo te haya aportado algo de paz. Un saludo, Iciar