miércoles, 12 de septiembre de 2007

Suéltate y confía...


"Un hombre va caminando junto a un precipicio cuando de repente pierde el equilibrio, resbala y se cae. Por suerte consigue agarrarse al saliente y se queda allí colgado, aferrándose desesperadamente al saliente con la punta de los dedos mientras su cuerpo cuelga en el vacío. Casi sin fuerzas grita: "¿Hay alguien ahí arriba que pueda ayudarme?"
 
De pronto se oye una voz poderosa como un trueno: "Soy Dios. Yo puedo ayudarte. Tú suéltate y confía"

Y se oye una voz que dice: "¿Hay alguien más ahí arriba que pueda ayudarme?"

Muchas veces pedimos ayuda o una señal de lo que tenemos que hacer, decimos "me gustaría..." ó "me encantaría...", nos marcamos objetivos, soñamos y luego cuando llega la oportunidad, el momento de pasar a la acción miramos para otro lado y decimos: ¿Hay alguien más ahí que pueda ayudarme?.

Si queremos tener una vida plena y satisfactoria es necesario desprendernos de antiguos modos de pensar y de ser, soltar amarras y confiar. Abandonar lugares conocidos, no siempre paradisíacos y dar un paso al frente con confianza.

Si no lo hacemos nosotros alguien lo hará por nosotros como en el cuento de "Empuja la vaquita" que te animo a leer. Este cuento habla de como todos tenemos una vaquita (ideas, excusas, justificaciones) que nos proporciona alguna cosa básica para nuestra supervivencia, pero que nos lleva a la rutina y nos hace dependientes de ella. Estas vacas nos mantienen atados a la mediocridad, dándonos un falso sentido de estar bien cuando frente a nosotros se encuentra un mundo de oportunidades por descubrir. Oportunidades que sólo podremos apreciar cuando hayamos matado a nuestras vacas.

Te reto a que si sabes cual es tu vaquita la empujes por el precipicio. En caso contrario el coaching te ofrece la oportunidad de conocerla y empujarla.





3 comentarios:

Fidel dijo...

El problema es saber cual es la vaquita, que arrojar por el precipicio.
Te felicito por tu blog, es super interesante, y de gran ayuda. Que la luz guie nuestros pasos hacia la autorealizacion

Anónimo dijo...

Para Fidel...Fidel,la vaquita es lo que nos crea ansiedad o infelicidad,ya sea nuestro trabajo,familia,amigos,ect...Todo lo que nos hace sentir que estamos fuera de sintonia con el universo.Saludos,PAQUI.

Ceta dijo...

Muy interesante tu blog. a mi "me gustaría..." ó "me encantaría..." interconectar nuestros respectivos espacios, ¿te parece bien? Saludos cordiales.