miércoles, 8 de octubre de 2008

Uno construye sus propias crisis



Un hombre vivía en la orilla de un camino y vendía perritos calientes. No tenía radio, ni televisión, ni leía los periódicos, pero hacía y vendía buenos perritos calientes.

Se preocupaba por la divulgación de su negocio y colocaba carteles de propaganda por el camino, ofrecía su producto en voz alta y el pueblo le compraba.


Las ventas fueron aumentando cada vez más, compraba el mejor pan y la mejor salchicha. Llegó un momento en que fue necesario comprar un carrito más grande, para atender a la creciente clientela. El negocio prosperaba.


Su perrito caliente era el mejor de la región.

Venciendo su situación económica inicial, pudo pagar una buena educación a su hijo, quien fue creciendo y fue a estudiar Economía en la mejor Universidad del país. Finalmente, su hijo ya graduado con honores, volvió a casa y notó que su padre continuaba con la misma vida de siempre y tuvo una seria conversación con él... ¿Papá, usted no escucha la radio? ¿Usted no ve la televisión? ¿Usted no lee los periódicos? Hay una gran crisis en el mundo!!! Y la situación de nuestro país es crítica!!! ¡Todo está mal y el país va a quebrar!


Después de escuchar las consideraciones de su hijo, el padre pensó... bien, si mi hijo Economista, lee periódicos, ve televisión, entonces solo puede tener la razón... y con miedo de la crisis, el viejo busco el pan más barato (más malo) y comenzó a comprar la salchicha mas barata (la peor) y para economizar dejó de hacer sus carteles de propaganda.


Abatido por la noticia de la crisis ya no ofrecía su producto en voz alta, ni atendía con entusiasmo a sus clientes.


Tomadas todas esas precauciones, las ventas comenzaron a caer y fueron cayendo y cayendo y llegaron a niveles insoportables. El negocio de perritos calientes del viejo que antes generaba recursos para que el hijo estudiara Economía, finalmente quebró.


Entonces el padre, muy triste, le dijo al hijo: hijo, tenías razón, estamos en medio de una gran crisis y le comentó orgullosamente a sus amigos: bendita la hora en que envié a mi hijo a estudiar Economía, él me avisó de la crisis...

Este cuento es un reflejo de nuestra situación económica actual. Al igual que en él, cada uno de nosotros contribuimos a crear nuestra propia crisis cada vez que prestamos atención a lo que los demás nos cuentan y modificamos nuestro comportamiento como respuesta. Es ese cambio de comportamiento lo que provoca nuestra ruina y no la tan temida "crisis".

Por eso elijo que mi foco de atención no esté en lo que no quiero, la crisis y sus consecuencias, y si en lo que quiero. Hace tiempo que dejé de leer el periódico y de ver el telediario. Algunas personas de mi entorno dicen que esto es esconder la cabeza y no estar informado. Que es una forma de huir. Opino que efectivamente lo que nos dicen y transmiten los medios de comunicación es "una realidad", pero no es la única.

Es como si entrase en un buffet libre donde hay diferentes tipos de platos y me llevase a la mesa aquello que no me gusta. Y me obligase a comérmelo porque los demás se lo comen. Puestos a elegir prefiero llevarme a la mesa aquello que me gusta y que también está ahí aunque no sea fuente de noticia.

"Todo lo que procede del miedo no es verdad, es opinión"

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Que gran verdad Iciar, cuando mis amigos hablan de la "crisis" les pregunto que qué les ha cambiado a ellos esta crisis y me dicen: "Nada de momento... pero ya verás...". Entonces siempre les digo lo mismo, están en crisis los que piensan que están en crisis, entonces, aunque tengan recursos para seguir con su vida normal, deciden no disfrutar de la vida "por lo que vendrá...".

Gracias por este texto.

Atlantica dijo...

Hola Iciar:
Puedes que tengas razón y no importe lo que digan y opinen, es técnica muy acertada, pero a veces ahce demasiado daño como para no hacer caso.

Si no te importa voy a unirte a mi blog
Un abrazo.

raul dijo...

Estoy 100% de acuerdo contigo Iciar. Que gran verdad. Vaya asco la televisión y como nos manipula, yo la uso ya sólo para películas y dibujos para mi hijo, los programas y noticias para mi ya no tienen valor.

un saludo a todos y ánimo al Blog, me parece de muchísima calidad.

Iciar Piera Iglesias dijo...

Que placer sentir que hay alguien al otro lado que disfruta de estos artículos. Le hace a una sentirse arropada.

Que alegría el poder compartir ideas diferentes para crecer y aprender.

Gracias a los tres por vuestra generosidad al compartir vuestros comentarios.

Anónimo: estoy contigo en que los árboles no nos impidan disfrutar del paisaje

Atlantida: gracias por unirme a tu bog. Hacer una aclaración. Yo no digo que no importe lo que digan y opinen. Claro que importa, no hay más que ver el impacto que esta teniendo. Lo que "sugiero" es que sólo importa si le prestas atención. Voy a poner un símil un poco fuerte, para que se entienda. Claro que si te acercas un huevo podrido a la cara, huele mal. Yo no pretendo que huela bien. Es más no puedes sentirte bien enfocándote en lo que no quieres. Pero, ¿cuanto tiempo te quedarías oliendo el huevo podrido antes de retirar la cara?

Raúl: gracias por tus comentarios sobre mi blog y su calidad.

Javi dijo...

Hola Iciar,

Soy el anónimo del comentario anterior. He leído tu respuesta y sólo quería decirte que me he leído todas las entradas del blog y que tengas por seguro que, aunque a veces no comentemos por diversas razones entre las que está la pereza, hay más gente de la que piensas que te sigue.

Ánimo, sigue adelante con este proyecto y muchas gracias por compartir con todos este trabajo.

Un saludo.
Javi.

Concha Barbero de Dompablo dijo...

Te he "encontrado" en el blog de Maru Canales y he pasado a visitar el tuyo, que me gusta mucho. No puedo estar más de acuerdo contigo en lo que dices sobre la crisis y la elección del foco de atención. Hace unos días escribía en mi blog sobre ello, en la misma línea:

http://silencioactivo.blogspot.com/2008/10/menos-negatividad-y-ms-decisiones.html

Un saludo

Maru Canales dijo...

Hola Iciar,

Que agradable conocer tu blog, tienes razón en que tenemos muchas cosas en común. Entre otras, me alegra saber que no soy la unica "rara" que ha dejado de leer periódicos y ver telediarios, para mi es como una limpieza en comunicación que me sienta muy bien.

Gracias por recomendar mi trabajo, un abrazo,

Maru

Iciar Piera Iglesias dijo...

Gracias a todos por tomaros el tiempo de escribir y compartir en este blog.

Javi: gracias por salir del anonimato y vencer la pereza y escribir.

Concha: tenemos muchas cosas en común y seguro que no será la última vez que nos veamos en este "espacio" de internet. Me ha gustado tu blog

Maru: Si los que no leemos los periódicos ni vemos el telediario somos "raros". ¡Que vivan los raros! Gracias por abrirnos tu corazón en tu inspirador blog.

Un abrazo de corazón,
Iciar

Lluvia dijo...

Hermosa historia deja una excelente enseñanza gracias por compartirla y como dice Javi muchas veces leemos y no dejamos nuestro comentario y sabes en ocasiones es porque la lectura está muy interesante y uno quiere seguir al menos este es mi caso ahora estoy leyendo tu blog desde el comienzo en mis ratos libre porque aquí siempre se aprende algo nuevo así que te felicito ICIAR así que tu solo sigue escribiendo, debo confesarte que me copio muchos de tus escritos para compartirlos claro digo que son tuyos y les he dado tu blog algunos amigos para que te lean.

Marna Cruz dijo...

Tienes toda la razón Iciar, somos lo que pensamos!! Me encanta tu punto, cuando dices que existe más de una realidad a parte de la cruel, dura y terrible que nos presentan los medios...Y LO MEJOR DE TODO que YO elijo cual hacer parte de la mía.