lunes, 24 de noviembre de 2008

El efecto gratitud

Este fin de semana he leído el nuevo libro del Dr. Demartini, "El efecto gratitud". Demartini es uno de mis autores favoritos desde que hace 2 años descubrí su fantástico e inspirador libro: "La experiencia descubrimiento".

Recuerdo que en ese momento, al igual que me ha pasado ahora, lo que leía iba calando profundo en mi interior, como si alguien me estuviese ayudando a recordar algo que había olvidado.

Todos somos conscientes a nivel conceptual de la importancia de agradecer lo que tenemos. Sabemos que cuando agradeces algo, estás abriendo la puerta a que suceda de nuevo. Entonces, ¿por qué nos cuesta tanto agradecer?


Fíjate en el dibujo que aparece en este post. ¿Qué ves ahí?

Estoy seguro de que tu respuesta será: un punto negro. Muy pocos habrán visto el espacio en blanco aunque tiene una superficie mayor.

La mayoría de las veces vamos por la vida con la vista fija en el punto negro. El punto negro es eso que no te gusta en tu vida, lo te que supone un desafío en este momento. Puede ser tu trabajo, tu salud, hijos, jefe, relaciones, etc.

Creo sinceramente que no somos conscientes de lo afortunados que somos. De la cantidad de cosas por las que podríamos dar las gracias en este momento. Todas esas cosas que damos por supuestas (la hoja en blanco) y no valoramos lo suficiente. ¿Cuanto tiempo dedicas a hablar de lo que va bien en tu vida, de aquello de lo que te sientes orgulloso, de las partes de tu cuerpo que funcionan estupéndamente? En tu diálogo interno, ¿cual es tu foco de atención?

¿Te imaginas que dedicases el mismo tiempo a agradecer todo lo que tienes que dedicas a quejarte de lo que no te gusta? Prueba esto, cada vez que te pilles hablando o pensando en algo que no te gusta, parate y buscar algo por lo que dar gracias. ¿Cual sería el impacto?

¡Que tengas una semana llena de gratitud!

Bibliografía: "El efecto gratitud" . John F. Demartini



2 comentarios:

MAIDER dijo...

Como siempre, nos recuerdas esas lecciones que sabemos, pero que a veces dejamos olvidadas detrás de las preocupaciones o las rutinas del día a día...
Una vez más, gracias :-)
Maider

Iciar Piera Iglesias dijo...

Hola Maider, que alegría leerte en este espacio. Si te soy sincera escribo el blog para recordarme a mi misma todas estas cosas que como dices sabemos pero que a veces necesitamos recordarnos.

Gracias a ti por tu generosidad. Me ha encantado leerte ;-)

Un abrazo
Iciar