martes, 9 de diciembre de 2008

La taza de porcelana



Aquella señora quedó maravillada al examinar una preciosa y fina taza en la tienda de antigüedades. "Nunca había visto algo tan exquisito exclamó la dama, esta taza es una verdadera joya".

"Usted no sabe todo lo que he pasado", le habló la taza, para su gran sorpresa.

"Hubo una vez en que yo simplemente era un trozo de barro. Mi maestro me recogió del suelo con una pala y me colocó en un torno de rueda horizontal y me dio vueltas y vueltas y más vueltas, mientras me daba forma con sus manos. Yo gritaba que parara, y el repetía: Todavía no...

Luego me metió en un horno. Nunca sentí tanto calor. Grité y quise salir pronto de ahí, pero el maestro seguía repitiendo: Todavía no...

Finalmente abrió la puerta y me sacó para enfriarme un poco. Entonces tomó brochas y pinceles, y empezó a pintarme. Los olores de la pintura me asfixiaban. A mis quejas el maestro solo atinaba a decir: Todavía no...

Para colmo, me metió de nuevo en el horno, ahora mucho más caliente que antes. Supliqué, lloré, di patadas, refunfuñé...pero la única respuesta que obtuve fue: Todavía no...

Cuando pensaba que ya no había ninguna esperanza de parar esas torturas, el maestro me sacó del horno y me puso frente a un espejo.

No es posible dije, al verme reflejada en el espejo, esa no puedo ser yo. ¡Es una bella taza! ¡Soy una bella taza! ¡Soy una obra de arte! Y el maestro me contestó de la siguiente manera:

Quiero que recuerdes esto: se que te dolió cuando te saqué del suelo con la pala, que te mareaste en el torno, que sufriste un horrible calor en el horno, que te asfixiabas con el olor a pintura y que casi te achicharraste en el segundo horno. Pero si no hubieras pasado por todo eso, todavía no serías más que un trozo de barro. Ahora en cambio, eres una hermosa taza de porcelana".

Cada uno de nosotros somos como esa taza de porcelana. Una obra de arte. Pero a veces nosotros solo vemos el barro. Necesitamos que la vida nos ponga a prueba y nos moldee para descubrir el tesoro que llevamos dentro.

Dibujo de Emma Thomson



5 comentarios:

Atlantica dijo...

¿ de verdad crees que esto es así? sería bonito pero me suena a cuento de esperanza y me gusta la realidad.

Un abrazo

Atlantica

Iciar Piera Iglesias dijo...

Hola Atlantica, gracias por tu comentario. Me pregunto que es lo que hay en la frase..."sería bonito".

Yo siento y he experimentado que esto es así. Lo veo cada día en mis sesiones de coaching. Esa es "mi realidad". Y observa que no digo "la realidad" sino "mi realidad" porque para mí la realidad no es más que un punto de vista, el resultado de observar algo desde un ángulo determinado.

Esa es la razón de que ante un mismo acontecimiento cada persona reaccione de manera diferente según su perspectiva o punto de vista. Frente a un mismo acontecimiento algunas personas salen reforzadas y otras se hunden.

Somos nosotros los que le damos significado a cada acontecimiento de la vida. Nosotros le ponemos color. Lo mismo que los cuentos y metáforas a cada persona le dicen algo distinto.

Y puestos a darle significado, ¿por que no darle un significado que nos potencie? ¿Qué nos anime? ¿Nos motive? ¿Nos aporte esperanza?
Puestos a elegir, ¿tu que elegirías?

Gracias de nuevo por aportar color y variedad a este blog.

Me encantaría saber que opináis los demás.

Un abrazo
Iciar

Anónimo dijo...

Esa taza que no quería sufrir....
Estoy de acuerdo contigo Iciar, es precisamente el cristal a través del que miramos el que nos da la respuesta para optimizar sensaciones.
Efectivamente, el sufrimiento a menudo nos hace crecer. Viene sin aviso, quízás sea necesario, en cualquier caso, siempre remontar el dolor nos fortalece. De nosotros depende sacar rendimiento a ese esfuerzo, es decir, aprovechar nuestras capacidades al máximo.
Esa taza pasó de ser barro a algo bello, útil, práctico, necesario para alguien, seguro.
Tratemos de querer ser algo mas que barro. Demos forma a nuestra existencia, moldeandonos según los criterios de lo humano, de lo cierto y del amor.

Te leo Iciar, muy interesante tu blog.

Un saludo
Ana

Iciar Piera Iglesias dijo...

Gracias Ana por tu comentario y por leer y participar en este blog.

Un saludo
Iciar

MAIDER dijo...

Además, es importante la idea de que llegar a ser esa taza a partir de un bloque de barro no es algo fácil o indoloro... Crecer como persona, desarrollar las potencialidades, creer que se puede ser más feliz, tomar las riendas de tu vida, etc etc... es un trabajo que lleva tiempo y esfuerzo... y eso es "real" porque yo lo he experimentado :-)