lunes, 1 de diciembre de 2008

Un equilibrio perfecto



Estoy de acuerdo con el Dr. Demartini que existe un equilibrio perfecto y que por lo tanto toda crisis encierra una gran oportunidad. Es al observar los dos polos cuando sentimos auténtica gratitud.

Cuando vemos, por ejemplo, que esa persona que te ha hecho sufrir también te ha ayudado a ser independiente. O ese trabajo que no te gustaba te dio la oportunidad de reflexionar sobre lo que querías en la vida. O esa crisis personal que te dio las fuerzas para tomar las riendas de tu vida. O el cáncer que te ayudó a cuidarte y a conectar con tu parte espiritual.

Como dice en sus libros, si no ves los beneficios de algo es que no has buscado lo suficiente. O sigues enfocado en el punto negro sin apreciar la página en blanco, que también existe.

Si hay algo en tu vida que no va como te gustaría, quizás te esté faltando gratitud. ¿Por qué podrías dar las gracias? ¿Cuales son los beneficios de esa situación? ¿A que te obliga? Y si no encuentras ninguno..... sigue buscando.

"No busques oportunidades alejadas en el espacio y en el tiempo, atrápalas más bien allá donde estés, porque allí donde te encuentras ya existe la perfección y el equilibrio" Napoleon Hill


La fotografía es de Michel Pilon.




2 comentarios:

Jan Puerta dijo...

Cada acción que planea sobre nuestra existencia debería de ser juzgada como un aporte a nuestra superación. Por lo tanto debemos de agradecer al infortunio sobre la necesidad de que se cruce en nuestras vidas.
Si reflexionamos sobre ello parece ser que vamos por el buen camino.
Un abrazo

Iciar Piera Iglesias dijo...

Gracias Jan por tu comentario. Estoy contigo en que todo acontecimiento de la vida está ahí para ayudarnos a crecer y evolucionar.

Me ha gustado mucho tu blog.

Un abrazo
Iciar