jueves, 30 de abril de 2009

El espantapájaros


Hace unos días Alberto, un lector del blog, me dejó este comentario que me gustaría compartir.

Dice así: Te pego un extracto de un reciente artículo de Francesc Miralles que viene a propósito:

“Según el editor y escritor Juli Peradejordi, el miedo también nos ofrece enseñanzas para el futuro si sabemos leer su mensaje. Para explicar el sentido del miedo se sirve de la figura del espantapájaros.

En una primera lectura, el espantapájaros asusta a los pájaros. Pero si en lugar de salir huyendo, el ave decide acercarse, entonces se abre una tercera fase. “Cuando el miedo ha desaparecido tiene lugar una verdadera revelación: el espantapájaros no es un peligro, sino una oportunidad, ya que nos señala con precisión el lugar en el que podemos encontrar alimento. Por un baile de letras el miedo se ha convertido en el medio”.

Este juego de palabras nos revela algo altamente provocador: el miedo indica dónde se halla el tesoro. Cada temor descubre un aspecto no resuelto del que debemos ocuparnos. Así como los pájaros se nutren de los sembrados, el alimento de nuestro futuro es despejar las brumas que no nos dejan ver con claridad el horizonte.

Por tanto, bienvenido sea el miedo al futuro si nos sirve para ocuparnos de un tema no resuelto: cómo encaramos el resto de nuestra vida, cuáles son nuestras prioridades y qué vamos a hacer a partir de ahora mismo para alcanzar nuestras metas.”

**La ilustración es de Sebastian Barreiro, sus dibujos son auténticas obras de arte. Puedes ver más ilustraciones en su blog: http://sebastianbarreiro.blogspot.com/






3 comentarios:

Iván dijo...

Hola Iciar,

me parece buena la reflexión. Incluso no existiendo comida, el propio hecho de enfrentarse al miedo representa en mi opinión una oportunidad, para salir de nuestra zona de confort y crecer como personas. ¿Es posible que tengamos que pasar por varios espantapájaros para darnos el gran banquete no?.

Un abrazo,

Iciar Piera Iglesias dijo...

Gracias Ivan, como bien dices, sólo crecemos cuando salimos de nuestra zona de confort. Dentro de la zona de confort no hay crecimiento, sólo cuando atravesamos esa zona de incomodidad consegimos estirarnos y acercarnos un poquito más a nuestros sueños.

La mayoria de las cosas que deseamos en nuestra vida, y que todavía no tenemos, están al otro lado del miedo, fuera de la zona de confort.

Un abrazo

Imma Torres dijo...

Hola, Iciar,
Ciertamente, crecer bien podría definirse como la acción de superar nuestros miedos... Igual que hicimos de pequeños, comenzando por vencer el miedo a caer mientras tratábamos de realizar nuestros primeros pasos, así deberíamos seguir avanzando, comenzando por los miedos "pequeños" para tomar fuerzas y confianza y poder superar algún día miedos más grandes. El miedo, en cierta manera, también nos ha servido como especie para asegurarnos la supervivencia. Asi que si desenmascaramos la cara "más fea" del miedo, éste puede revelarse como un gran maestro.