lunes, 23 de noviembre de 2009

Post-it desde el cielo: gracias abuelo


 "Todas las personas que nos quieren están con nosotros aunque haga años que hayan abandonado su cuerpo físico"

En mis talleres y en mis sesiones de coaching siempre les digo a mis clientes que la vida siempre está respondiendo a nuestros ruegos y peticiones. Las señales están ahí, aunque en ocasiones estamos tan absortos mirándonos el ombligo que no las vemos.

A pesar de ser muy consciente de las "sincronicidades", en ocasiones me olvido y me vuelvo ciega y sorda a ellas.

Entonces como por arte de magia algo sucede y me devuelve a la "realidad".

Hoy al abrir un libro que había leído hace mucho tiempo ha caído una hoja y cual no sería mi sorpresa al ver que era una poesía que mi abuelo paterno, Pedro, me había escrito para mi sexto cumpleaños.

Mi abuelo murió cuando yo era pequeña y me apena porque casi no me acuerdo de él.

Sin embargo parece que él no me olvida. Y ha querido hacerme llegar un mensaje desde el lugar donde quiera que esté. Es curioso que esto ocurra pocos días después de haber compartido la historia de "post-it desde el cielo". :-))

He leído con lágrimas en los ojos esa poesía y he sentido a mi abuelo a mi lado recordándome quien soy. No puedo contaros mucho más sin que de nuevo las lágrimas vuelvan a brotar. Pero no son lágrimas de dolor, sino de alegría.

Gracias abuelo.

"A mi nietecita Iciar en su sexto cumpleaños"

Y...¿quien supiera escribir?
No creas, mi nieta amada,
que yo he pensado copiar
a Campoamor. ¡Dios me valga!
Campoamor fue un gran poeta;
pero en sus Doloras no habla,
hace hablar a los demás
y yo, que no se de nada,
hablo y digo lo que quiero
porque el corazón lo manda
aunque mis coplas no tengan
ni un poco de literarias.

Y lo que quiero decir
y en esta copla se estampa,
es que el abuelo a su nieta
Iciar, que es como se llama,
sigue ofreciéndole flores
que se sus ojos escapan.

Flores, si, lo dije ya antes,
pues no pueden verter lágrimas
ojos que ven con amor
a las personas soñadas,
y yo soñando contigo
estoy...desde Salamanca.

Lo escribe, firma y rubrica
el abuelo. Este chalado
que su corazón le guía
lo que ha de escribir su mano

Felicidades, bonita,
con sinnúmero de besos
y en ellos un corazón
El del abuelito Pedro.

13/02/1974



7 comentarios:

Mai dijo...

Precioso, gracias por compartirlo.. ;-)

Iciar Piera Iglesias dijo...

Gracias a ti por apreciarlo ;-)

Atlantica dijo...

Precioso hecho y ¡ojala¡ sea cierto tu pensamiento.

Un abrazo

Iciar Piera Iglesias dijo...

Gracias Atlantica, por supuesto no tengo certezas...pero si evidencias :-)

Un abrazo

Héctor González dijo...

Es un poema que llega al alma y uno de los mejores regalos que te pueden hacer.

Anónimo dijo...

Felicidades y gracias por compartir algo tan íntimo e universal. Abrazos de colores.
Fdo,. Eva Foto

Isabel Sales dijo...

Qué afortunada por tener un abuelo así ;-)
Besos