lunes, 13 de junio de 2011

El Hombre y la Mujer Internos


Hoy quiero compartir con vosotros una visualización que utilizo en mis sesiones de coaching y que siempre ha dado muy buenos resultados. Se trata de integrar la parte femenina y masculina de nuestro SER o lo que es lo mismo nuestra "pareja interior".

Espero que os resulte interesante. Me encantará, si lo ponéis en práctica, que me contéis vuestras experiencias.

Recuerdo la primera vez que hice esta visualización conmigo misma y los aprendizajes tan importantes que saqué como consecuencia de la misma. Desde entonces suelo hacerla de vez en cuando para ver los avances y si estas dos fuerzas están equilibradas.

Siéntese o tiéndase en posición cómoda y cierre los ojos. Respire profundamente y poco a poco relaje completamente el cuerpo. Vacíe la mente de pensamientos y deje que su conciencia penetre en una zona serena de su interior.

Ahora traiga a la mente una imagen que represente a su mujer interna. La imagen puede ser la de una persona, animal o algo más abstracto – una energía, una forma, un color o, simplemente, un sentimiento-. No dude en aceptar cualquier imagen que se le presente.

Mire a su mujer interior e intuya lo que ella representa para usted. Advierta los detalles de la imagen, los colores y la textura. Observe los sentimientos que ella le produce.

Pregúntele si tiene algo que decirle en este momento. Manténgase abierto para recibir lo que ella desee comunicarle, por medio de palabras o de otro modo.

Quizá haya algo que usted quiera preguntar a su energía femenina. Hágalo, y de nuevo, reciba su respuesta, ya se exprese con palabras, sentimientos o imágenes.

Cuando haya recibido el mensaje de su mujer interna y le parezca que ha terminado, respire profundamente y abandone la imagen. Vuelva a la zona tranquila y silenciosa de su interior.

Traiga ahora a la mente una imagen que represente su yo masculino. De nuevo, acepte cualquier representación que acuda a su pensamiento. Tal vez sea un hombre, un color o un símbolo abstracto. Analice esa imagen. Comience a observar los detalles, el color y la textura y observe también sus sentimientos hacia él. Pregúntele si desea comunicarle algo y muéstrese receptivo ante su mensaje, que pude llegar en forma de palabras o de otro modo. Si desea formular alguna pregunta a su hombre interior, hágalo. Permanezca abierto a cualquier palabra o imagen que reciba. Si no obtiene respuesta inmediata, confíe en que llegará más tarde.

Cuando la comunicación con él haya terminado, deje que desaparezca la imagen y vuelva a esa zona interior tranquila.

Ahora, pida a las imágenes de ambos (hombre y mujer) que vengan a usted al mismo tiempo. Observe su relación. ¿Aparecen juntos o separados? En el primer caso ¿Cómo se relacionan? Pregúnteles si tienen algo que comunicarse entre si o que comunicarle a usted. Permanezca abierto a la respuesta, que aparecerá en forma de palabras, imágenes o sentimientos. Si tiene algo que decirles o preguntarles, hágalo.

Cuando considere que ha terminado, vuelva a respirar profundamente y deje que desaparezcan las imágenes. Regrese a la zona tranquila y silenciosa de su interior.
Esta visualización se encuentra en el libro de trabajo de "Vivir en la Luz" de Shakti Gawain.

** La fotografía es de Michel Pilon.





Etiquetas: , ,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 Comentarios:

At 7:57 p. m., Blogger Cristina Martínez Toral dijo...

¡Hola Iciar! muchas gracias por compartir esta visualización. He tomado nota de ella en mi cuaderno de bitácora. Espero poder hacerla y descubrir cosas que me ayuden a integrar mi parte masculina y femenina.

Gracias a esta entrada en tu blog he conocido el libro "Vivir en la luz" y un poco de la biografía de su autora. También me ha permitido acceder a un texto anterior que escribiste sobre la pareja interior.

¡Cuántas cosas nuevas para mí!

Un abrazo.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home