jueves, 14 de febrero de 2008

Vive dentro de los límites del día


No he sido capaz de leer el libro de "Practicando en Poder del Ahora" de Eckhart Tolle. Lo he intentado en varias ocasiones movida sobre todo por lo que he oído y lo que me han comentado. Pero no me llega.

Entiendo el concepto de que sólo existe el AHORA, que tanto el pasado como el futuro son una invención, pero mi charlatana, "mi mente inquieta", no para de visitar esos lugares que no existen ;-)). Sé, conscientemente, que cuando estoy en el ahora me siento mejor y que fluyo tranquilamente. No hay resistencia. Pero a pesar de mi conocimiento consciente de los beneficios de estar en el ahora, me cuesta mantener a mi "charlatana" en ese lugar idílico. Siento que va una cabeza por delante de donde yo estoy y me cuesta darle alcance. Es como mi sobrino que dice que dentro de unos años me alcanzará porque tendrá los mismos años que yo en este momento. Yo sé que no podrá alcanzarme porque yo siempre iré por delante de él. Cada vez que él cumpla años, yo los cumpliré también y la distancia nunca será menor de la que existe en este momento. Con mi mente me pasa lo mismo, siento que la distancia entre el ahora y mi mente siempre es la misma y que ella avanza en la misma medida en la que yo lo hago.

Si a ti que compartes este blog conmigo te ocurre algo parecido te ofrezco un hábito que a mí me funciona.

El Dr. William Osler decía que el simple hábito de "vivir dentro de los límites del día" constituía el secreto del éxito y la felicidad en su vida. Era lo que aconsejaba a sus alumnos: "Vivan dentro de los límites del día". Este hábito centra tu atención en las 24 h que componen tu día. Se trata de no mirar hacia adelante ni hacia atrás más allá de las 24 horas. Si ves que te estás yendo hacia la reunión que vas a tener mañana o estás recordando la conversación de ayer, vuelves al momento presente. Y la manera de volver al momento presente puede ser la que te funcione: pararte y respirar, centrar la atención en alguna parte de tu cuerpo, darte un pellizco (¡funciona!). Algo que te ayude a volver a este día (¡el cuerpo suele ser un buen ancla porque el cuerpo siempre está en el presente!).

Con esto no quiero decir que no pasemos tiempo preparando una reunión que tendrá lugar en el futuro o analizando una situación que nos pasó en el pasado. Si tienes que preparar la reunión de mañana, hazlo. Dedica el tiempo que necesites para prepararla bien. No se trata de eso, sino de controlar ese tiempo innecesario que nuestra mente (la mejor guionista que conozco) está imaginándose que es lo que va a pasar antes de que pase (también suele ser una pitonisa fantástica) y recreándose en esa imagen; o volviendo una y otra vez sobre lo que ya ha pasado sin ningún fin, sin aprendizaje.

Puedes percibir cuando es necesario y aconsejable volver al presente por tus emociones. Si notas que te empiezas a sentir mal, vuelve al momento presente, al hoy.

El sufrimiento se produce cuando intentamos hacer algo involuntariamente, algo que no puede ser hecho aquí y ahora. Cuando nos impulsamos a una acción para la que no hay lugar.

Por eso la próxima vez que la charlatana entre en acción y te veas proyectado en mañana o en ayer pregúntate: "¿Qué puedo hacer hoy, dentro de los límites de estas 24 h, con respecto a esto?". Si puedes hacer algo, ¡HAZLO!. En caso contrario, vuelve al presente, A HOY.



5 comentarios:

Compartimos? dijo...

Para silenciar a tu"charlatana" te recomiendo "vivir dentro de los límites del día".
Yo soy de los que intentan pero los sueños me obligan a lanzarme al futuro.
Un saludo

Iciar Piera Iglesias dijo...

Gracias de nuevo por tu aportación. Comparto contigo lo de que los sueños me obligan a lanzarme al futuro siempre y cuando en ese soñar no me esté perdiendo algo de lo que está pasando.
Soñar es esperar que el futuro será mejor que el hoy.
¿Para qué aplazar la felicidad?
Un saludo
Iciar

Compartimos? dijo...

Atinas Iciar.
El tiempo de conjugación es el presente.
Pero la utopía, vivida y currada desde el presente, no deja de ser un sueño hacia inalcanzable en el futuro pero necesario para vivir intensamente el presente.
¿Que opinas?

Fidel dijo...

Estoy acabando de leer "Un nuevo mundo Ahora" y me parece un libro, interesante y practico. Por la afinidad que siento por el Zen, me esta resultando un libro que complementa las enseñanzas de muchos maestros de diversas religiones, sobre como liberar a nuestra conciencia, del dañino Ego, para hacernos Presentes... Aqui y ahora
Un saludo. Gracias por tu Blog

Iciar Piera Iglesias dijo...

Fidel, gracias por tu aportación y por ser lector de mi blog. Me apuntaré el libro de "Un nuevo mundo ahora" en mi lista de libros a leer.

Gracias,
Iciar